En estos días es fácil sentirse inseguro con nuestra apariencia, ya sea porque alguien nos hizo un comentario o por el Photoshop que inunda el mundo de la moda y la belleza. Probablemente todos tenemos algo que nos gustaría cambiar de nuestro cuerpo.

Esa fue precisamente la pregunta que se le hizo a varias personas, algunos adultos y otros niños. Es impresionante ver la diferencia abismal que hay en las respuestas. 



Esto sólo nos indica que conforma vamos creciendo, la vida te va imponiendo ciertos estándares a los que creemos que nos tenemos que adecuar. Esto no sólo nos frustra y nos hace sentirnos inseguros (ya que vivimos tratando de igualar estándares creados por un programa de computadora), sino que mata la creatividad y el espíritu.

Cuando somos niños nos sentimos cómodos, no tenemos prejuicios, no nos incomoda nuestra propia piel. ¿Quién nos dijo que cambiáramos? ¿Por qué les hicimos caso?
Votar nota:
+2
  

Sobre León Prior

ver todas las notas

Yo compro mis propios limones y finjo que la vida me los dio, porque ni eso me da la muy cabrona.

También debes ver esto