Ya estamos en diciembre y se acerca Navidad. No sé ustedes, pero siempre pensé que a Santa, por ser sólo una persona, debía pedirle sólo una cosa. Y pidiera lo que pidiera, Santa me lo traería. Y aún sabiendo qué lo recibiría, podía llorar de la emoción que me daba la sorpresa de ver bajo el árbol mi nueva bicicleta. Pero ahora, me doy cuenta de que mientras más pasan los años, menos cosas nos sorprenden o menos cosas dejamos que nos sorprendan. ¿Qué pasaría si le diera una oportunidad a mis días de llenarse de sorpresas otra vez? 

No hablo de sorprenderme solita porque básicamente dejaría de ser sorpresa. Pero sorprender a mis seres queridos me parece un muy buen regalo de Navidad. Y ustedes podrían hacer lo mismo. Podrían hacer cosas como:

1. Llegar sin avisar

Pueden sorprender con su presencia a alguien que extrañen o simplemente a alguien con quien quieran compartir un rato agradable.

Captura de pantalla 2015-12-18 a las 13.24.06

2. Dejar el celular y ponerle atención a los amigos

Si son de esos adictos al celular, por un día, si lo van a usar, que sea sólo para tomarse una selfie y recordar el día en el que realmente se pusieron atención.

Captura de pantalla 2015-12-18 a las 12.37.28 p.m.

3. Sorprender a personas que no conozcan y tener nuevas amistades

En el lugar que sea, podrían ser ustedes los sorprendidos de conocer gente maravillosa.

Captura de pantalla 2015-12-18 a las 12.38.52 p.m.

4. Regalar algo para compartir

Llegar a casa de alguno de sus amigos con su botella favorita para compartirla mientras pasan un buen momento juntos, podría ser el mejor de los regalos navideños.

Publicacion_Matusalem

5. Ser los mejores chefs del mundo por una día

Si no saben cocinar, el hecho de servirle un plato con frutas por mera iniciativa propia, es un gran gesto.

Captura de pantalla 2015-12-18 a las 12.41.52 p.m.

En fin, acciones como estas son el mejor método para dejarnos sorprender de nuevo por la vida y ¿por qué no? sorprender a la vida nosotros también.

Votar nota:
+3
  

También debes ver esto